Inicio > La Exposición
San Leandro

San LeandroBartolomé Esteban Murillo
1667-1668
Óleo sobre tabla. 64 cm de diámetro
Sevilla. Catedral. Sala Capitular

San Leandro nació en Cartagena hacia el año 540. En torno al 554, la invasión bizantina del Levante obligó a su noble familia hispanorromana a trasladarse a Sevilla. Entonces ingresó en un monasterio y en el 578, por aclamación popular, accedió a la sede episcopal hispalense. A partir de ese momento hizo todo lo posible por erradicar el arrianismo, doctrina que rechazaba la igualdad del Logos con el Padre y subordinaba a Cristo a mera criatura. San Leandro, por el contrario, defendió la consubstancialidad del Verbo y, por tanto, la divinidad de Jesús. A petición suya, el rey Recaredo, que abandonó el arrianismo, convocó en el 589 el III Concilio de Toledo, donde se hizo oficial la conversión de los visigodos. El mismo Prelado reunió, en el 590, el I Concilio provincial de Sevilla, del que surgió la Escuela teológica hispalense, para la formación del clero. Falleció hacia el 600, terminando sus días, según su hermano san Isidoro, “con muerte admirable”.

En esta obra, Murillo representa la media figura de san Leandro, en posición de tres cuartos, sobre el fondo neutro de tonos oscuros. Como es habitual, porta la indumentaria de medio pontifical: alba, estola y capa pluvial. Esta última prenda se decora con ricos bordados en oro y sedas de colores. Entre la iconografía del orfre se identifica a san Juan Evangelista, cobijado por un arco de medio punto sobre columnas. En la mano derecha sujeta el báculo, mientras se lleva la otra al pectoral de la capa, en elegante ademán. El santo, aureolado con nimbo, mira fijamente al espectador. Sus rasgos, pintados con auténtica maestría, no se diferencian mucho de los que presenta en el lienzo ejecutado por Murillo para la Sacristía Mayor. Sin embargo, está más próximo al que realizará para el gran retablo de los Capuchinos.


Subir al inicio de la página